Suelo pélvico femenino

Suelo pélvico femenino

 

Tener un adecuado tono en nuestro suelo pélvico no solo repercute en nuestra parte física, sino también en la emocional y energética.

 

El suelo pélvico lo componen músculos, ligamentos y fascias. En el dibujo són los músculos que van desde el cóxis hasta el pubis.

Podemos observar como estos músculos sostienen las órganos: vejiga, útero, recto, además de los intestinos.

 

 

 

Causas que lo debilitan

- Envejecimiento: por la pérdida progresiva de masa y tono muscular.

- Embarazo: por el peso del útero.

- Menopausia.

- Herencia: genéticamente 2 de cada 10 mujeres heredan la debilidad del suelo pélvico.

- Cirugías en la zona de la pelvis pueden dañar el suelo pélvico.

- Deportes de impacto o saltos.

- Obesidad.

- Estreñimiento.

- Tos crónica, reír.

- Retener la orina.

- Vestir prendas muy ajustadas.

- Practicar canto o tocar instrumentos de viento.

- Estrés


 

Consecuencias por tener un bajo tono muscular en el suelo pélvico en la mujer

 

- Incontinencia urinaria ante cualquier esfuerzo abdominal (toser, reír, saltar…

- Incontinencia fecal.

- Descenso de la matriz (prolapso uterino), descenso de la vejiga (cistocele) y descenso del recto (rectocele).

- Disfunciones sexuales como: disminución de la sensibilidad y de la intensidad de los orgasmos, sensaciones dolorosas durante la penetración,…

- en función del grado en el bajo tono muscular del suelo pélvico; a nivel emocional se produce inseguridad, intranquilidad, vergüenza, desconexión con la parte genital y sexual, …

- unas de sus finalidades del suelo pélvico es soportar los organos internos, si lo tenemos débil, la sensación que tenemos es que no podemos soltarnos, relajarnos, confiar, ya que hay una parte de nuestro cuerpo que no nos aguanta, no nos sentimos aguantadas.

 

 

Beneficios de tener un tono muscular adecuado en el suelo pélvico de la mujer

 

- Tranquilidad y seguridad (al sentir la seguridad de que no tendrá perdidas de orina)

- Incremento de la sensibilidad y energía sexual y mayor intensidad de orgasmo.

- Mejora en la postura corporal

- Mejora y/o eliminación en el estreñimiento y con ello mejora y/o eliminación de hemorroides (ayuda muchísimo un cambio de alimentación, sobretodo no consumir lácteos de ninguna clase).

- Ayuda en la recuperación de cualquier problema genital, restableciendo la energía y el oxigeno en esta zona.

- a nivel energético el suelo pélvico corresponde al primer chakra: Muladhara chakra (Es la energía que nos provee la sensación de tener las necesidades básicas satisfechas, del cuidado del cuerpo y la estabilidad material y seguridad emocional).

 

 

Además de los beneficios de tener un tono adecuado en nuestro suelo pélvico, si efectuamos abdominales hipopresivas, nos ayudan en la:

 

- Reducción de la cintura abdominal

- Tonificación en abdominales

- Reducción de dolores lumbares

- Correcta postura corporal

 

A nivel más sutil se produce aceptación y sanación de nuestra parte genital, a conectarnos con nuestra energía vital (situada entre el pubis y el ombligo); ello nos proporciona seguridad, estabilidad, incrementa nuestra creatividad, nuestra fuerza emocional,.... Correspondiente al segundo chakra: Svadhistana chakra (relacionado con el deseo, el karma, las emociones, el placer, la sexualidad y la sensualidad, la intimidad, la vida social, los celos y el amor de pareja. Pero también es el encargado del cambio y del movimiento. Nos permite abrirnos al fluir de la vida). Y al tercer chakra: Manipura chakra (relacionado con la acción, la individualidad y la voluntad,  pero también de la plenitud, la generosidad y la sabiduria para soltar, ser espontáneos y flexibles)

 

 

 

¿Cómo fortalecer el suelo pélvico?

 

El suelo pélvico se puede fortalecer ejercicios específicos (Kegel y abdominales hipopresivas), con electroestimulación, conos vaginales y bolas chinas, huevos vaginales de minerales (sanación energética).


 

Ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico femenino

 

Hay diferentes tipos de ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico:

- Lento: apretar los músculos como cuando se intenta detener la orina, tirándolos hacia arriba. Mantenlos contraídos unos cinco segundos y relajarlos otros cinco. Repetir unas diez veces. A medida que se vayan realizando podrá aumentarse a 20 los segundos de contracción y relajación en 5 segundos.

- Rápido: contraer y relajar los músculos tan rápido como sea posible durante unos dos o tres minutos.

- El ascensor: la vagina es un tubo muscular con secciones en forma de anillo colocadas una sobre otra. Este ejercicio requiere de mucha concentración. Hay que imaginarse que cada sección es la planta de un edificio y contraer lentamente los músculos, imaginando que se trata de un ascensor que va subiendo y bajando lentamente y se detiene unos segundos en cada piso. Empezaremos subiendo hasta el tercer piso y bajando parando en cada piso (planta baja, primero, segundo y tercero); si vemos que nos es muy complicado, subiremos hasta el segundo piso; y cuando hayamos fortalecido el suelo pélvico subiremos hasta el tercer piso.

- La onda: algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de un ocho, pero con tres anillos, uno situado alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina y el último alrededor del ano. Este ejercicio se lleva a cabo contrayendo primero los músculos que están alrededor de la uretra y luego los de la zona anal, relajándolos desde atrás hacia delante.


 

Tenemos que tener en cuenta algunos aspectos para realizar los ejercicios de forma correcta y efectiva. Entre ellos están:

- Intentaremos no usar los músculos del estómago, de los muslos o las nalgas. Para saber si los estamos utilizando o no, vamos a colocar la mano sobre el abdomen, si sentimos que se mueve, es porque estamos usando los músculos del estómago.

- Procuraremos respirar libremente y sin contener la respiración. Podemos hablar mientras hace los ejercicios para asegurarnos de no controlar la respiración.

- Tendremos en cuenta, no hacer los ejercicios de Kegel cuando estemos cansados. Este músculo no es diferente a otro músculo del cuerpo, y no obtendremos la respuesta que deseada si el músculo está cansado.

- Importante escuchar la musculatura del suelo pelvico para no tensionarlo demasiado. Si sentimos que la musculatura está cansada, dejamos el ejercicio y ya volveremos cuando se relaje. El exceso de tensión en el suelo pélvico puede llevar a sentirnos irritables.

- Se hacemos correctamente los ejercicios deberíamos comenzar a notar mejoría unas dos semanas después de hacer los ejercicios, e incluso a veces la semana después del taller y de hacer los ejercicios.

Y para terminar, es muy importante, que los ejercicios formen parte de tu rutina diaria: crea un hábito. En nuestro taller entregamos una planificación de ejercicios para 12 semanas.

 

Consulta nuestros talleres de recuperación del suelo pélvico 

 

 

Please reload

Suelo pélvico
Please reload

Asanas
Please reload

Chakras
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

retiros de yoga y meditación | Tel. 658 077 914 | retirosyogaymeditacion@gmail.com | Cataluña | España